Canarlab - Blog

Los 3 errores más comunes de las empresas en su transformación digital

Ya hemos hablado en varias ocasiones de la transformación digital y su importancia en el nuevo mundo empresarial. Un mercado altamente competitivo que aprovecha las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías obliga tanto a empresarios con una larga trayectoria como a nuevos emprendedores a ponerse al día en la materia. Este nuevo fenómeno no tiene límites, y su evolución es rápida y constante. Además, promete tocar de cerca de absolutamente todos los sectores de actividad económica, lo que significa que cualquier empresa puede quedar descolgada de la nueva carrera tecnológica si no la emprende de la forma adecuada.

Banner_5Septiembre.png

En este sentido, la transformación digital es un proceso complejo: se hace necesario observar todos los elementos de la cadena de valor de una empresa y buscar la fórmula perfecta para potenciarlos. A ello se suma un factor clave: la innovación no descansa y el mercado nunca permanece quieto, por lo que es necesario observar constantemente qué podemos hacer para mejorar teniendo en cuenta las circunstancias del momento, sin olvidar que éste mutará constantemente.

Por este y por otros motivos se hace tan importante prevenir errores y tener en cuenta cuáles son los que más cometen las empresas a la hora de enfrentarse a su transformación digital. De esta forma podrás ir un paso por delante y aprender de los fallos más usuales, esquivándolos en tu beneficio.

 

3 errores comunes en la digitalización empresarial

 

  1. No alcanzar todos los sectores


    Una empresa tiene muchas facetas (productiva, ventas, contable, etc.) Un error básico suele ser pensar que se puede emprender la nueva aventura digital en tan sólo una vertiente de nuestro negocio, ya que la transformación digital es un proyecto global, consistente en la incorporación de nuevas metodologías que integran todos los aspectos de una empresa. Es cierto que es mejor comenzar poco a poco, identificando las áreas en las que es más necesario actuar, pero el resultado final debe ser la coordinación de todas las nuevas herramientas, sin que un área pueda suponer un freno a las demás.

  2. Las comparaciones son odiosas


    Las empresas de nueva creación nacen, en su mayoría, ya digitalizadas, por lo que resultaría un esfuerzo vano y frustrante intentar verse reflejado en ellas. La digitalización es un procedimiento complejo y gradual, por lo que cada negocio, en su sector y dependiendo de sus necesidades, habrá de seguir su propio camino. El mismo modelo no sirve para cualquier tipo de negocio, por lo que es imprescindible conocer nuestro lugar en el mercado y reforzarlo sin querer reflejarnos en exceso en lo que hacen los demás.

    Eso no significa que no debamos informarnos sobre todo lo que se mueva en nuestro sector… y en cualquier otro. Aprender de los demás puede llevarnos a adoptar soluciones muy innovadoras e incuso a trasladar a nuestra área de negocio novedades que aún no se practiquen en ella.

    Asimismo, la digitalización puede resultar un procedimiento muy diferente dependiendo del tamaño de la empresa de que se trate. Es un error –y puede generar frustración y abandono del proyecto- compararnos con otras de mayor tamaño que hacen grandes inversiones que nosotros no podemos permitirnos. Hemos de ser consecuentes con nuestras necesidades y metas, marcar objetivos realistas y operar en función de ambas razones.

  3. No contar con expertos en la materia


    En contra de lo que pueda parecer, el capital humano es uno de los factores clave en cualquier procedimiento de transformación digital. La transformación digital no puede consistir en una mera inversión en nuevos productos tecnológicos, sino en un cambio integral en la forma de gestionar la empresa en su conjunto.

    Por ello, es completamente necesario invertir en dos aspectos relativos al capital humano: en primer lugar, en expertos de fuera de nuestra empresa capaces de asesorarnos y generar un salto cualitativo; por otro lado, invertir en la formación de los empleados ya disponibles en la empresa para que adapten sus metodologías de trabajo a los nuevos sistemas digitales, o incluso contratar a nuevos profesionales con un perfil más digital.

 cta

 

Güía fácil sobre el SII