Canarlab - Blog

Impuesto de Sociedades en 2017: todo lo que debes saber

El Impuesto de Sociedades es uno de los tributos más importantes a los que deben hacer frente los contribuyentes, en este caso, personas jurídicas: empresas de todo tipo. Las asesorías fiscales se hacen cargo de su cumplimiento ejercicio tras ejercicio, una tarea complicada teniendo en cuenta que la normativa sobre este impuesto varía de forma relativamente frecuente. Por ello, en este post analizamos algunas de las características más importantes del Impuesto de Sociedades, así como las novedades aplicables en 2017. No olvides que, para que tu asesoría esté al día en la normativa del impuesto y evitar cualquier error, puedes probar una solución de gestión que automatice procesos y agilice el proceso con todas las garantías. Si eres una empresa, también puedes utilizar un software creado especialmente para gestionar este trámite en tu negocio.

 sociedades_2017.png

 

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

 El Impuesto de Sociedades, legalmente llamado Impuesto sobre Sociedades, es un impuesto directo que grava la obtención de rendimientos por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español a las que se aplica (asociaciones y fundaciones, por ejemplo). Se distingue del IRPF en que éste último grava las rentas obtenidas por personas físicas, mientras que el Impuesto de Sociedades es el tributo típico de las empresas.

La clave para su cumplimiento está en la contabilidad, a partir de la cual se podrá determinar la base imponible  y la cuantía que debe pagarse anualmente.

 

 Existe un tipo general del 25 por ciento, vigente desde el pasado 1 de enero de 2016. Sin embargo, existen algunos tipos reducidos para ciertos casos

 

¿Qué tipos se aplican al Impuesto de Sociedades en 2017?

 Existe un tipo general del 25 por ciento, vigente desde el pasado 1 de enero de 2016. Sin embargo, existen algunos tipos reducidos para ciertos casos:

  • Tipos reducidos del 15% para emprendedores: Desde 2015 el tipo preferente aplicable durante dos años a sociedades constituidas es del 15%, quedando excluidas de esta ventaja las sociedades patrimoniales. La sociedad debe llevar a cabo una actividad económica para que pueda aplicarse esta reducción fiscal. Se aplicará en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva (y por tanto nos obligue a pagar el Impuesto de Sociedades) y en el siguiente.
  • Tipo reducido del 20% para cooperativas: Este tipo especial es aplicable de forma genérica a sociedades cooperativas fiscalmente protegida.

Además, entre 2014 y 2016 estuvieron vigentes unos tipos especiales reducidos para pymes que, en la práctica, han desaparecido, tras generalizarse en 2016 el tipo general del 25% para todo tipo de empresas.

Por último, existen tipos impositivos reducidos para sociedades y entidades especiales. Por ejemplo, un tipo reducido del 10% para asociaciones y fundaciones, un tipo reducido del 25% para otras entidades -mutuas de seguros generales, mutuas de previsión social y accidentes de trabajo, sociedades de garantía recíproca, cooperativas de crédito y cajas rurales, colegios profesionales, asociaciones empresariales, cámaras oficiales, sindicatos de trabajadores, uniones y federaciones de cooperativas, puertos del Estado y partidos políticos entre otras- y un tipo reducido del 1% para sociedades de inversión.

                                                                   

¿Qué modelos deben presentarse para cumplir con el Impuesto de Sociedades?

 Las declaraciones que deben presentarse para cumplir con el Impuesto de Sociedades son:

- Modelo 200: declaración anual del Impuesto de Sociedades: Se presenta hasta el 25 de julio de cada ejercicio, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Es obligatorio presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio o no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.

- Modelo 202: pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades. Este modelo es necesario cuando se obtuvo un resultado positivo en la última declaración del modelo 200. Se presenta en los meses de octubre, diciembre y abril, entregándose un anticipo del importe que deberá abonarse en la próxima declaración del modelo 200.

- Modelo 220: formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades.

 

 La presentación de todos estos modelos es cada vez más telemática: en muchos casos, debe realizarse obligatoriamente a través de Internet

 

Hacia una presentación telemática del Impuesto de Sociedades

 La presentación de todos estos modelos es cada vez más telemática: debe realizarse obligatoriamente a través de Internet en el caso de sociedades limitadas, sociedades anónimas, sujetos pasivos que se califiquen como grandes empresas y todas aquellas entidades que deban cumplimentar el formulario de datos adicionales a la declaración referente a las correcciones al resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias o a determinadas deducciones.

 También la gestión de la contabilidad diaria, necesaria para determinar la base imponible del impuesto, tiende cada vez más a llevarse a cabo digitalmente, minimizando así errores y permitiendo obtener estadísticas y conclusiones interesantes de toda esa información económica registrada.

 Si quieres saber más, descarga gratis nuestro eBook ‘Pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades’ y elige la mejor opción tributaria para la salud financiera de tu empresa o de los clientes de tu asesoría o despacho profesional.

Güía fácil sobre el SII