Canarlab - Blog

Comunicación interna en las empresas

Blog_9Agostov01

La comunicación en la organización posee dos vertientes. Una comunicación interna, hacia los trabajadores y la comunicación externa, encargada de informar al resto de la sociedad o diferentes stakeholders.

La comunicación en la empresa debe tratarse como un conjunto de técnicas y actividades que permitan desarrollar una metodología, una estrategia que tiene como objetivo agilizar y facilitar los mensajes que se dan entre la organización y los miembros de esta, así como con el resto de miembros que le rodea.

La comunicación interna no es un fin, sino un medio, una herramienta insustituible para desarrollar las nuevas competencias, que supone el nuevo contrato psicológico que hoy vincula a los hombres con las organizaciones.

Dentro de esta comunicación interna tenemos que identificar, por un lado, cómo va a ser esa comunicación dentro de la empresa, existen diversos tipos de comunicación:

  • Vertical: ascendente o descendente: se produce entre los distintos niveles de la organización.
  • Horizontal: este tipo de comunicación se presenta entre trabajadores pertenecientes a un mismo nivel, departamento o área.
  • Diagonal: este tipo de comunicación se establece entre personas de distinta área o nivel. Vivimos un gran cambio en la forma de comunicación por parte de las empresas, la necesidad de formar grupos con trabajadores procedentes de diferentes departamentos áreas y niveles está haciendo que este tipo de comunicación sea el que más está creciendo.

La comunicación interna tiene como objetivo dirigirse a los trabajadores de las organizaciones para alcanzar un clima adecuado en el desarrollo tanto de las tareas individuales como conjuntas.

Gracias a la comunicación interna las empresas reafirman su propia identidad, transmitiendo el conjunto de valores que es compartido por los miembros de la organización. En cualquier sistema, el nivel de involucración de una persona se ve afectado por su sentimiento de pertenencia. Por esto es tan importante desarrollar una buena política de comunicación interna, porque afectará también a la gestión de retención del talento.

Es necesario saber que la gestión estratégica de la comunicación interna es inseparable de la gestión organizacional. El modo de gestionar este tipo de comunicación tiene que tener relación con la cultura y valores de la empresa. Los mensajes que se transmiten son fuente directa en lo que a la imagen de empresa se refiere, por ello es necesario elaborarla, teniendo siempre como base esos principios y fines que la organización defiende y quiere conseguir. El método usado para informar tiene que ir en consonancia con el tipo de liderazgo llevado a cabo.

  • Comunicación laissez-faire. Carece de un sistema compartido de información y provoca que las posibilidades de comunicación entre los empleados y la dirección estén muy limitadas. Su consecuencia negativa es que el conocimiento general de la plantilla sea muy escaso llegando a ocasionar que los objetivos individuales y de la organización no confluyan.
  • Comunicación orientada a la tarea. En ella la relación entre el director y los colaboradores esté basada en una estructuración de las tareas. Las recompensas materiales permiten la motivación de los empleados mientras que por otro lado, la toma de decisiones se delega en los puestos directivos, teniendo que atender órdenes expresas sin saber el sentido del trabajo de primera mano.
  • Comunicación orientada a las relaciones. En este estilo de comunicación el directivo entiende que al empleado le motiva más el ambiente laboral que existe en su centro de trabajo que el propio trabajo que realiza. La participación del empleado en la toma de decisiones facilita la influencia ascendente, aunque a nivel funcional no nos puede garantizar el éxito.
  • Comunicación basada en el liderazgo: Las áreas de comunicación interna tienen como objetivo hacer visibles los intereses de las distintas áreas y personas que integran la empresa. Buscan que su personal conozca las metas de los directivos y que éstos conozcan las necesidades y expectativas de sus colaboradores.
    Este modelo también cumple la función de relación, el líder busca retroalimentación por parte de los colaboradores y se interesa por conocer sus necesidades y expectativas.
    Los contenidos de la comunicación tienden a ser más institucionales que operativos y están dirigidos a conseguir una mayor involucración con la estrategia y metas de la organización, sin especificar demasiado los procedimientos y órdenes
  • Comunicación basada en el liderazgo carismático: El líder carismático rompe con lo establecido, procurando ser guía en procesos de cambio, reduciendo las incertidumbres al máximo. Esto permite que los empleados estén preparados para enfrentarse a los cambios que puedan surgir y puedan permanecer siempre con el mismo nivel de entusiasmo.

En nuestra labor está seleccionar cuál es el estilo comunicativo que debemos implantar en nuestra organización en función de nuestras necesidades y objetivos. Deberemos desarrollar políticas y estrategias de comunicación dentro de los planes organizacionales y tratar de encontrar los mejores métodos para mejorar la comunicación interna de nuestra empresa aprovechando todas las posibilidades que hoy en día nos ofrece la tecnología, utilizando, por ejemplo un Portal del Empleado que permita a todos los miembros de nuestra organización comunicarse entre sí desde cualquier lugar o dispositivo.

Portal del empleado

Guía gestión nómina pyme