Canarlab - Blog

Beneficios de la comunicación interna

Beneficios comunicación interna

 

Ya hemos hablado anteriormente de la importancia de la comunicación interna en la empresa, como una herramienta insustituible para desarrollar nuevas competencias, un contrato psicológico que vincula a los hombres con las organizaciones. El objetivo de una correcta comunicación interna es claro, dirigirse a los trabajadores de las organizaciones para alcanzar un clima adecuado en el desarrollo tanto de las tareas individuales como conjuntas.

Y bien, habiendo expuesto lo que es la comunicación interna y cuáles son sus objetivos, nos detendremos a hablar de sus beneficios, tanto a nivel de percepción personal como de cara a la organización:

Sentimiento de pertenencia

Informar a todos los trabajadores de una empresa de las novedades que existen, con indiferencia del departamento, nivel o jerarquía crea entre los empleados un sentimiento de adhesión hacia la compañía, el efecto es similar al de un trabajo de branding interno.
Uno de nuestros indicadores de satisfacción con la empresa debería ser siempre el engagement que los empleados con la empresa y debemos tener en cuenta que la relación entre el empleado y la organización depende, necesariamente, de la comunicación interna. Joan Costa, experto en Comunicación y Semiótica, la define como la herramienta para transmitir y desarrollar la cultura de la organización y que está preparada para comunicar la marca internamente, puesto que la marca es parte de la cultura de la empresa.

En definitiva, una buena estrategia de comunicación interna nos ayudará a mejorar el conocimiento, la comprensión, la afinidad y la proactividad del empleado con nuestra cultura de empresa, lo cual no puede suponer más que un beneficio para ambas partes.

 Transparencia

Uno de los aspectos más valorados de los empleados con las organizaciones es la transparencia, sentirse conocedores y partícipes de los acontecimientos de forma directa. Los empleados son el público más exigente de nuestra organización, por lo que si queremos que nuestra comunicación externa funcione antes habrá debido hacerlo en el interior.
Además, gestionar correctamente la comunicación dentro de la empresa disminuirá la existencia de flujos incontrolados de información. Bien es cierto que no es necesario contar todo lo que sucede en la empresa de forma constante y en todos los casos, pero si debemos tener claro que hay que hacerlo con aquello que es importante o que despierta interés o preocupación entre los trabajadores, tratando de focalizar los mensajes de forma positiva, basándonos en los éxitos de la compañía pero sin ignorar los errores, de los que siempre debemos extraer propuestas de mejora.

Lograr la credibilidad es algo que solo se consigue a través de buenas prácticas comunicativas constantes.

Motivación

La falta de comunicación genera mal clima laboral, la relación entre los trabajadores se va deteriorando y esto hace que el desinterés aumente dentro de la organización.
La transparencia, que antes mencionábamos, permite aumentar la motivación de gran parte de la plantilla, lo que se traduce en una mejora en la retención del talento, puesto que es el propio trabajador quien comunica los beneficios de la organización. Comunicación y motivación siempre van unidas y juntas se transforman en compromiso, productividad y satisfacción en el entorno laboral.

Quieres modernizar tus rrhh

 

Transversalidad entre áreas y departamentos

La gran diferencia entre información y comunicación es que la segunda, necesariamente, es bidireccional; es muy difícil que consigamos ser escuchados si nuestros empleados no están convencidos a su vez de que se les escucha.
Los departamentos funcionan, en algunas empresas como compartimentos estancos, el hecho de mantener estas separaciones conseguirá siempre un efecto contrario al que estamos buscando, si los departamentos trabajan de forma totalmente independiente nunca encajaremos una cultura de empresa compartida.

Hemos de tener muy en cuenta esta relación interdepartamental, crear espacios comunes donde los trabajadores coincidan y facilitar medios de comunicación que permitan el intercambio de noticias. No se trata solo de crear una conexión entre departamentos sino de generar una unión entre compañeros, las nuevas tecnologías pueden facilitarnos esta tarea, debemos contar con una estrategia en la que nuestros empleados puedan participar activamente en las redes sociales de la empresa, el blog o herramientas de gestión que faciliten la comunicación con Recursos Humanos y además ayuden con la planificación, como el Portal del Empleado.

Buenas prácticas

La empresa debe ser ejemplo de buenas prácticas en materia de comunicación, debe ser
coherente entre lo que comunica y lo que hace.

Por ejemplo, ser un referente como empresa en materia de conciliación o de transparencia en sus gestiones nos hará diferenciarnos del resto de empresas de nuestro sector y será un imán para atraer el talento. A todo el mundo le gusta trabajar en una empresa reconocida por sus buenas prácticas. Eso si, solo llegaremos a ser una empresa reconocida si además de tener buenas prácticas tenemos claro cómo comunicarlas.

Cada vez más las personas buscan trabajar en empresas con las que están cómodas y en las que se perciba también un compromiso social y esa es una vertiente que está siendo muy explotada en las organizaciones para enfocar sus prácticas de comunicación interna, dando más peso a la responsabilidad social corporativa, algo que reforzará, sin duda, la cultura empresa que queremos compartir con nuestros empleados.

Imagen de empresa

Con una buena política de comunicación interna sin duda mejoraremos nuestra imagen de empresa, pero ante todo esta debe ser coherente, no servirá de nada proyectar los valores que supuestamente sigue la empresa si no se ven reflejados en su realidad diaria.

Confianza, credibilidad y transparencia dan valor a nuestra empresa tanto de forma interna como externa y la coherencia entre la promesa de valor y la cultura de la empresa debe estar siempre presente. Si no existe relación entre una y otra la credibilidad y la confianza se perderán.

Quien mejor conoce una empresa es el empleado, ellos serán nuestro aval. Si conseguimos unir identidad y reputación la capacidad para atraer y fidelizar talento aumentará, y con ello nuestra imagen externa y nuestras posibilidades de crecimiento de negocio.

 

Quieres modernizar tus rrhh

Transformación Recursos Humanos